Cuando una artesanía boyacense entra a un espacio lo transforma en un lugar impregnado de sensaciones que hablan de nuestra tierra.